Alas para Crecer

Un Espacio dedicado al encuentro del equilibrio entre cuerpo y mente, una invitación
al crecimiento personal, al autoconocimiento y la transformación de uno mismo.

Mucho más que un
espacio para terapia

Alas para Crecer es mucho más que un espacio dedicado a ofrecer un servicio, es un espacio en el que nuestro objetivo es mejorar tu calidad de vida, tu bienestar emocional, cambiar tus creencias limitantes, vivir en armonía y conocerte más y mejor desde el más absoluto respeto.

¿Por qué el enfoque Humanista?

Porque conocerse y aceptarse es fundamental para llevar una vida plena.

Mi propia experiencia me hace sentir que este tipo de terapia nos hace conectar más con nosotros mismos para nuestro autoconocimiento y crecimiento personal.

Mi enfoque humanista hace que la terapia sea más efectiva y personal, donde en función de cada problema, situación, persona o edad, utilizo diferentes técnicas, como la Arteterapia, Gestalt, Bioenergética, Análisis Transaccional, Mindfulness…

Este enfoque está centrado en la persona. Las personas están intrínsecamente motivadas para autorrealizarse, para avanzar hacia sus propias metas y lograr así la sanación o esa cima personal a la que cada uno aspire.

¡Hola! Me presento

¡Hola! Me llamo Sandra y soy la dueña y fundadora de Alas para Crecer. Me gustaría contarte mi historia y cómo surgió este gran proyecto.

Hace muchos años realicé un camino profesional que poco tenía que ver conmigo, sin embargo, tras diversos sucesos, mi vida dio un giro radical e hizo que me diese cuenta de muchos aspectos de mi vida y decidí encaminarla a lo que realmente me hacía feliz, la psicología.

Desde aquél entonces, me prometí a misma crear un proyecto de vida mejor y más saludable. Escucharme, perdonarme y aceptarme.

Soy amante de la psicología, del estar bien, de reencontrarme, de vivir, de las cosas sencillas y sobre todo de ser Feliz. Estoy convencida de que nos merecemos lo mejor y comenzar a VIVIR con mayúsculas, desde donde nos encontremos AQUÍ Y AHORA. Me apasiona mi trabajo, es muy gratificante y una parte muy importante de mi vida. Especialmente me encanta trabajar con los niños y adolescentes, leer, contar cuentos, escribir, pintar, bailar … ellos son mis “maestros”

¿Por qué los niños y los adolescentes?

Porque los primeros años de vida son esenciales para el desarrollo del ser humano, la manera en que su cerebro crece está altamente influenciado por sus experiencias, a través de las interacciones con sus padres, miembros de la familia y otros cuidadores.

Un hito importante es el social y emocional donde empiezan a tomar consciencia de lo que sienten y porque lo sienten. Mi trabajo es enseñarles a conocer, expresar y comunicar sus EMOCIONES, conocer su propio cuerpo y tener autocontrol para expresarlas de la forma más correcta.

Trabajar la Educación Emocional, la autoestima, su autonomía, los miedos, las inseguridades, las habilidades sociales y estimular su desarrollo en edades tempranas hace que los niños se críen de forma segura y sana, donde poder llegar a ser un adulto feliz.

¿Y si no se ha intervenido en esa fase? Para ello está la adolescencia, en el que hay una segunda poda sináptica o poda neural. Donde se da una segunda oportunidad y se produce “el mayor periodo del desarrollo cerebral”.

Nuestros proyectos más recientes

Nuestras Colaboraciones

Menú